Oppenheimer: Los teléfonos inteligentes, las redes sociales y la crisis de depresión

¡Descubre el debate candente sobre la salud mental juvenil! El último libro de Jonathan Haidt arroja luz sobre el impacto de los smartphones y las redes sociales en los adolescentes. Con cifras preocupantes de depresión y ansiedad, Haidt propone soluciones audaces que desafían la norma. ¡Únete al diálogo y descubre cómo podemos cambiar el rumbo hacia un futuro más saludable para nuestros jóvenes!

En medio de una creciente crisis de salud mental juvenil, un nuevo y provocativo libro de Jonathan Haidt desata un debate sobre el uso de teléfonos inteligentes y la adicción a las redes sociales entre los adolescentes. Con estadísticas alarmantes que revelan tasas cada vez más altas de depresión y ansiedad, Haidt propone medidas audaces, abogando por el acceso restringido a los teléfonos inteligentes y la limitación del uso de redes sociales hasta la adolescencia. Aunque sus propuestas enfrentan escepticismo, provocan llamados urgentes a la acción colectiva por parte de padres, educadores y responsables políticos para abordar la creciente crisis de salud mental en la juventud.

Los teléfonos inteligentes, las redes sociales y la crisis de depresión
Crédito: Leonardo.ai

Uno de los libros más vendidos en Estados Unidos en este momento propone que los padres prohíban usar teléfonos inteligentes a sus hijos hasta los 14 años y el acceso a las redes sociales hasta los 16. La idea, con algunos atenuantes, no es descabellada.

El libro se llama “La generación ansiosa” y su autor es Jonathan Haidt, un psicólogo social de la Universidad de Nueva York. Lo entrevisté hace unos días, y varias de sus propuestas para implementar su plan me parecieron factibles.

Haidt me dijo que, desde la llegada del iPhone en 2007, hay una creciente epidemia de ansiedad, depresión, enfermedades mentales, e incluso suicidios entre los jóvenes. Esta tendencia ha empeorado desde 2009, cuando se introdujeron los botones “me gusta”, y muchos jóvenes, especialmente las niñas, comenzaron a deprimirse cuando no recibían tantos “me gusta” como sus amigas, añadió.

Los teléfonos inteligentes, las redes sociales y la crisis de depresión
Crédito: Leonardo.ai

Un 57 por ciento de las niñas en la escuela secundaria dicen que a menudo sufren de tristeza o desesperanza, comparado con un 36 por ciento hace una década, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

En América Latina también han subido las tasas de depresión juvenil, y un 47.7 por ciento de los jóvenes dice sufre de ansiedad o depresión, según la UNICEF.

“Lo que sostengo es que los niños deben desarrollarse primero en el mundo real, antes de que les permitamos trasladar sus vidas al mundo virtual”, me dijo Haidt. “No es bueno que crezcan con Tik Tok. Queremos que crezcan jugando con otros niños”.

Haidt propone que, en lugar de teléfonos inteligentes, los padres le den a sus hijos menores de 14 años teléfonos plegables, que tengan mensajes de texto y GPS, pero sin cámaras ni acceso a Internet. Eso los ayudará a mantenerse alejados de las redes sociales y la pornografía, entre otras cosas, afirma.

Además, propone leyes para prohibir a los jóvenes menores de 16 años abrir cuentas en las redes sociales.

Cuando le pregunté a Haidt si no es poco realista pedirle a los padres que no les den teléfonos inteligentes a los niños cuando prácticamente todos sus compañeros de clase los tienen, me respondió que los padres y madres deben hacerlo colectivamente.

“Por ejemplo, la mitad de los padres de niños de una clase pueden negarse a darle a sus niños teléfonos inteligentes y decirles: ‘He hablado con los padres de María y Julia, tus mejores amigas, y estamos haciendo esto todos juntos’”, me señaló Haidt.

Haidt también apoya leyes de “escuelas sin celulares”. Propone que todas las escuelas guarden los teléfonos móviles y relojes inteligentes de los estudiantes en armarios, y los mantengan allí durante toda la jornada escolar para obligar a los niños a prestar atención en clase.

Varios estados de Estados Unidos, como Florida y Texas, ya han aprobado leyes que limitan el uso de redes sociales a los niños, aunque muchas de ellas están siendo impugnadas en los tribunales por posibles violaciones a la libertad de expresión.

Si tuviera que señalar un defecto en este excelente nuevo libro de Haidt, es que no pone suficiente énfasis en la necesidad de clases de “educación mental” en las escuelas.

En mi reciente libro “Como salir del Pozo”, sobre qué están haciendo los países, las empresas y las escuelas para aumentar la felicidad, escribí sobre lo mucho que me impresionaron las clases obligatorias de felicidad en todas las escuelas públicas de Nueva Delhi, India. . Allí vi como a los niños les enseñan a meditar, y les imparten clases sobre cómo tolerar el fracaso y luchar contra la adicción tecnológica.

Como me dijo Vibeke J. Koushede, decana de la Escuela de Psicología de la Universidad de Copenhague en Dinamarca, dada la crisis de salud mental en el mundo, “no tiene sentido que tengamos clases de educación física, y no tengamos clases de educación mental”.

De hecho, la crisis de depresión juvenil probablemente empeore con el auge de las aplicaciones de inteligencia artificial como CHATGPT y Gemini, que aislarán aún más a los jóvenes, y también a los adultos. Tal como lo propone Haidt, es hora de que los países, las escuelas y los padres se pongan las pilas, y actúen para ponerle frenos a esta epidemia de problemas mentales.

Tomado de Los Angeles Times. Escrito por Andres Oppenheimer/Miami Herald Jun. 9, 2024 11:57 PM PT }

©2024 El Nuevo Herald. Dist. por Tribune Content Agency, LLC.

Deja una respuesta

Entrada siguiente

Periodismo: Es hora de recuperar su encanto

Lun Jun 10 , 2024
Share on Facebook Tweet it Email En un mundo donde el periodismo se ve desafiado por las redes sociales, se plantea un dilema entre la búsqueda de la verdad y la atracción por la inmediatez digital. Este artículo explora cómo la ética, la calidad informativa y el compromiso con la […]
Periodismo: Es hora de recuperar su encanto

Puede que te guste

Últimas noticias