Miércoles de ceniza “conviértete y cree en el evangelio” Inicio de la cuaresma

Hoy la Iglesia Católica comienza, con el Miércoles de Ceniza, el tiempo litúrgico de la Cuaresma. Durante 40 días, y a través de la vivencia del ayuno, la oración y la limosna, los fieles se preparan para la Semana Santa en la que se actualizan los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor Jesús.

Invitación Arquidiócesis de Manizales

Miércoles de Ceniza: La Iglesia Católica comienza la Cuaresma

Miércoles de Ceniza: La Iglesia Católica comienza la Cuaresma

En este tiempo, los fieles están llamados de manera especial a la conversión personal, a incrementar sus esfuerzos por transformar la mente y el corazón. La Iglesia exhorta a vivir ese espíritu de forma explícita en la liturgia, durante la imposición de las cenizas. El celebrante imprime la señal de la cruz en la frente de cada uno de los fieles, mientras dice: “Convertíos y creed en el Evangelio” (Mc 1, 15).

Por otro lado, con la expresión “acuérdate que eres polvo y al polvo volverás” (Gen 3, 19) -la otra fórmula que se utiliza durante la imposición de las cenizas- se quiere resaltar la caducidad y fragilidad de la vida humana, cuyo destino inevitable es la muerte.

En los primeros siglos de la Iglesia, los fieles iniciaban la Cuaresma con una penitencia pública, hecha durante el primer día, en el que eran salpicados de cenizas, se vestían con un sayal y estaban obligados a mantenerse alejados hasta que se reconciliaran con Dios el Jueves Santo.

Cuando estas prácticas cayeron en desuso entre los siglos VIII y X, se comenzó a colocar las cenizas en la frente, o sobre la cabeza, de todos los miembros de la congregación.

En tiempos más recientes la liturgia ordena que el sacerdote celebrante imprima o marque las frentes de todos los fieles con la señal de la cruz. Para ello ha de usar las cenizas obtenidas al quemar las palmas usadas el Domingo de Ramos del año anterior.

¿Cuál es el punto del ayuno y la abstinencia durante el Miércoles de Ceniza?

Todos los bautizados, desde los 18 hasta los 59 años, están obligados a ayunar dos días al año: el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo | Crédito: Ahna Ziegler / Unsplash
Todos los bautizados, desde los 18 hasta los 59 años, están obligados a ayunar dos días al año: el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo | Crédito: Ahna Ziegler / Unsplash

Con el Miércoles de Ceniza inicia la Cuaresma, un camino de preparación espiritual para el Triduo Pascual, que es la conmemoración de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. En este día, la Iglesia Católica manda a todos los fieles a hacer penitencia mediante el ayuno y la abstinencia. ¿Qué significa esta tradición y cómo cumplirla?

El ayuno implica reducir al mínimo la cantidad de comida usual que un bautizado consume a lo largo del día. Todos los bautizados, desde los 18 hasta los 59 años, están obligados a ayunar dos días al año: el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.

La Iglesia Católica define el ayuno como una comida fuerte, más dos comidas pequeñas que sumadas no sobrepasen la comida principal en cantidad. El ayuno se rompe si se come entre comidas o se toma algún líquido que sea considerado comida. Las bebidas alcohólicas no rompen el ayuno, pero parecieran contrarias al espíritu de penitencia.

De igual manera, durante todos los viernes de Cuaresma (También en Miércoles de Ceniza y Viernes Santo) los católicos están llamados a practicar la abstinencia, que consiste en no comer carne, aunque la Iglesia recomienda extender esta práctica a todos los viernes del año.

El término proviene de la palabra latina abstinentia y, con este sacrificio, las personas hacen —en espíritu, alma y cuerpo— un acto de reparación a Dios por el daño ocasionado por el pecado y para el bien de la Iglesia Católica. 

“Para que todos se unan en alguna práctica común de penitencia, se han fijado unos días penitenciales, en los que se dediquen los fieles de manera especial a la oración, realicen obras de piedad y de caridad”, señala el canon 1249 del Derecho Canónico.

¿Para qué sirve ayunar?

El diácono Sabatino Carnazzo, director ejecutivo y fundador del Instituto de Cultura Católica, compartió 6 razones para que los católicos abracen el ayuno y la abstinencia en sus vidas. Carnazzo expresó que hay que tomar como un ejemplo a los que “han corrido la carrera y han ganado” antes que nosotros, porque “han sido hombres y mujeres de oración y ayuno”:

1. Ayunar es elegir un bien mayor

“Es la privación del bien, para tomar una decisión por un bien mayor”, explicó. Además, destacó que el ayuno es más comúnmente asociado con la abstención de los alimentos, aunque también puede tomar la forma de renunciar a otros bienes como comodidades y entretenimiento, siempre que las Conferencias Episcopales locales lo permitan.

2. Da equilibrio a la vida espiritual

“Todo el propósito del ayuno es poner el orden creado y nuestra vida espiritual en un equilibrio adecuado”, debido a que, “como criaturas corporales en un estado posterior a la caída”, es fácil dejar que nuestras “pasiones” busquen los bienes físicos y reemplacen nuestro intelecto, afirmó el diácono.

3. Es el primer paso para tener control sobre uno mismo

“La razón de por qué en dos mil años de cristianismo se ha preferido alimentos (para ayunar) es porque la comida es como el aire. Es como el agua, es lo más fundamental”, precisó.

“Ahí es donde dice la Iglesia ‘detenerse aquí, a este nivel fundamental, y ganar control allí’. Es como el primer paso en la vida espiritual”, añadió.

4. Es bíblico

El primer ayuno fue ordenado por Dios a Adán en el Jardín del Edén, cuando Dios instruyó a Adán y Eva que no comieran del árbol del conocimiento del bien y del mal (Génesis 2: 16-17), anotó el diácono Carnazzo.

Además, aclaró que esta prohibición divina no era porque el árbol era malo, sino porque el fruto estaba destinado “a ser comido en el tiempo correcto y el camino correcto”. 

“De la misma manera, nos abstenemos de los bienes creados para que podamos disfrutarlos en el momento adecuado y la manera correcta”, señaló. Por otra parte, al comienzo de su ministerio, Jesús se abstuvo de comer y beber durante 40 días en el desierto y así “revirtió lo que pasó en el Jardín del Edén”, explicó Carnazzo.

5. Es poderoso

San Basilio el Grande decía que el ayuno es “el arma de protección contra los demonios”. Nuestros Ángeles guardianes realmente se quedan con aquellos que han limpiado sus almas a través del ayuno”.

Según el diácono Carnazzo el ayuno es poderoso porque permite “dejar a un lado este reino (creado) donde el diablo trabaja” y nos ponemos en “comunión con otro reino donde el diablo no funciona y no puede tocarnos”.

6. Lo pide la Iglesia

Las actuales obligaciones de ayuno fueron establecidas en el Código de Derecho Canónico de 1983.

“La Iglesia establece límites claros, fuera de los cuales no se puede considerar que alguien esté practicando la vida cristiana. Es por eso que violar intencionalmente las obligaciones de Cuaresma es un pecado mortal”, sentenció el Diácono Carnazzo.

10 datos importantes sobre el Miércoles de Ceniza

10 datos importantes sobre el Miércoles de Ceniza Imagen referencial Crédito Vetre - Shutterstock
10 datos importantes sobre el Miércoles de Ceniza Imagen referencial Crédito Vetre – Shutterstock

Dentro de poco la Iglesia vivirá la Cuaresma 2024, por ello les compartimos algunos datos claves para comprender la importancia del Miércoles de Ceniza y así vivir adecuadamente este tiempo litúrgico de preparación para la Pascua.

1. Miércoles de Ceniza: El primer día de Cuaresma

Con el Miércoles de Ceniza, que este año se celebrará el 14 de febrero, inician los 40 días en los que la Iglesia llama a los fieles a la conversión y a prepararse verdaderamente para vivir los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, en la Semana Santa.

El Miércoles de Ceniza es una celebración contenida en el Misal Romano. El cual explica que en la Misa se bendice e impone en la frente de los fieles la ceniza hecha de las palmas bendecidas en el Domingo de Ramos del año anterior.

2. La imposición de cenizas surgió en los primeros siglos del cristianismo

La tradición de imponer la ceniza se remonta a la Iglesia primitiva. En aquel entonces las personas se colocaban la ceniza en la cabeza y se presentaban ante la comunidad con un “hábito penitencial” para recibir el Jueves Santo el Sacramento de la Reconciliación.

La Cuaresma adquirió un sentido penitencial para todos los cristianos durante casi 400 años y, a partir del siglo XI, la Iglesia en Roma impone las cenizas al inicio de este tiempo.

3. La ceniza recuerda la necesidad de la misericordia de Dios

La ceniza es un símbolo. Su función está descrita en el artículo 125 del Directorio sobre la piedad popular y la liturgia, documento publicado por el Dicasterio para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos:

“El comienzo de los cuarenta días de penitencia, en el Rito romano, se caracteriza por el austero símbolo de las cenizas, que distingue la Liturgia del Miércoles de Ceniza. Propio de los antiguos ritos con los que los pecadores convertidos se sometían a la penitencia canónica, el gesto de cubrirse con ceniza tiene el sentido de reconocer la propia fragilidad y mortalidad, que necesita ser redimida por la misericordia de Dios. Lejos de ser un gesto puramente exterior, la Iglesia lo ha conservado como signo de la actitud del corazón penitente que cada bautizado está llamado a asumir en el itinerario cuaresmal. Se debe ayudar a los fieles, que acuden en gran número a recibir la Ceniza, a que capten el significado interior que tiene este gesto, que abre a la conversión y al esfuerzo de la renovación pascual”.

4. Las cenizas tienen más de un significado

La palabra ceniza, que proviene del latín cinis, representa el producto de la combustión de algo por el fuego. Esta adoptó tempranamente un sentido simbólico de muerte, caducidad, pero también de humildad y penitencia.

La ceniza, como signo de humildad, le recuerda al cristiano su origen y su fin: “Dios formó al hombre con polvo de la tierra” (Gn 2,7); “hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella fuiste hecho” (Gn 3,19).

5. Las cenizas se hacen con las palmas del Domingo de Ramos

Para la ceremonia se deben quemar los restos de las palmas bendecidas el Domingo de Ramos del año anterior. Estas son rociadas con agua bendita y luego aromatizadas con incienso.

6. Las cenizas se imponen en la frente al término de la homilía

Este acto tiene lugar en la Misa, al término de la homilía, y está permitido que los laicos ayuden al sacerdote. Las cenizas son impuestas en la frente, haciendo con ellas la señal de la cruz, mientras el ministro pronuncia las frases: “Acuérdate que eres polvo y en polvo te convertirás”, o “Conviértete y cree en el Evangelio”.

Luego, quien recibe las cenizas debe retirarse en silencio meditando la frase pronunciada.

7. Las cenizas también pueden imponerse sin Misa

Cuando no hay sacerdote, la imposición de cenizas puede realizarse sin Misa, de forma extraordinaria. Sin embargo, es recomendable que al acto preceda una liturgia de la palabra.

Es importante recordar que, como todo sacramental, las cenizas sólo pueden ser bendecidas por un sacerdote o diácono.

8. Las cenizas pueden ser recibidas por no católicos

Puede recibir este sacramental cualquier persona, inclusive no católica. Como especifica el Catecismo (1670 y siguientes) los sacramentales no confieren la gracia del Espíritu Santo como sí lo hacen los sacramentos, pero por la oración de la Iglesia estos “preparan a recibirla y disponen a cooperar con ella”.

9. No es obligatorio recibir las cenizas

El Miércoles de Ceniza no es día de precepto y, por lo tanto, la imposición de la ceniza no es obligatoria. No obstante, siempre es recomendable participar en la Misa.

10. En Miércoles de Ceniza es obligatorio el ayuno y la abstinencia

En el Miércoles de Ceniza es obligatorio el ayuno y la abstinencia —como en el Viernes Santo—, para los mayores de 18 años y menores de 60. Fuera de esos límites es opcional. Ese día los fieles pueden consumir una comida “fuerte”.

La abstinencia de comer carne es obligatoria desde los 14 años. Todos los viernes de Cuaresma también son de abstinencia obligatoria. Los demás viernes del año también, aunque según el país puede sustituirse por otro tipo de mortificación u ofrecimiento como el rezo del Rosario.

Deja una respuesta

Entrada siguiente

111 años de la Cámara de Comercio de Manizales por Caldas y 10 NeuroCity

Mié Feb 14 , 2024
La Cámara de Comercio de Manizales por Caldas (CCMPC), durante sus 111 años de consolidación, ha contribuido al desarrollo económico, social y empresarial de la región, a través de servicios registrales, procesos de formación, fortalecimiento, crecimiento y relacionamiento para las organizaciones.  Esta institución, que atiende a 18 municipios de Caldas, […]
111 años de la Cámara de Comercio de Manizales por Caldas y 10 NeuroCity

Puede que te guste

Últimas noticias