Catedral de Manizales diciembre de 1939 Archivo La Patria

En los años 20, Manizales era una ciudad próspera, que luchaba contra las adversidades. Imprentas, bancos, teatros, colegios habían surgido en toda la ciudad. Además, de la estación del ferrocarril y las líneas férreas que permitían la salida del café a Buenaventura, la ciudad contaba con otra gran construcción: el cable aéreo que la unía con Mariquita.

Una Manizales que progresaba necesitaba la Catedral perdida en el incendio de 1926 y así fue como la Junta de Reconstrucción de la ciudad emprendió la tarea de edificarla, “Hagamos una Catedral de tales magnitudes que las futuras generaciones nos llamen locos”, dijo en ese entonces el coordinador de la Junta, don Miguel Gutiérrez, como relata el libro Caldas 100 años.

La construcción realizada en cuatro etapas, tardó cuatro años (1928 a 1939 con una interrupción de 7 años) y se le invirtió un millón 500 mil pesos a la arquitectura del francés Julien Polty y los italianos, Angello Papio y Gian Carlo Bonarda; esto le causa curiosidad a la guía Angélica Viviana Bernal. “Lo que llama la atención es la hazaña que tuvieron los constructores para hace esta Catedral en una ciudad tan pequeña”.

Esto se suma a las expresiones del historiador del Centro Histórico, Juan Pablo Jaramillo “no se ve como un edificio religioso, sino como uno cívico que representa esa unión de la Manizales de aquella época que no decayó en la desesperanza sino que renace”.

(Cindy Calvo y Valeria Villegas, 2013).

Foto: Archivo La Patria

Por webmaster

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.