Periódico PORTAVOZ, edición 012.

Editorial

Salvar el empleo, la prioridad.

Una inyección económica millonaria para reactivar la economía manizaleña, y en especial para atacar el desempleo, prepara la Alcaldía de Manizales.

Para nadie es un secreto que por efectos de la pandemia, todo el sector productivo se ha visto gravemente afectado y en últimas, quien paga los platos rotos es el trabajador, que se queda sin la fuente de su sustento.

Hoy, las tasas de desempleo en Manizales llegan al 18.1 %, una cifra muy preocupante. La desocupación de inmediato genera un problema social al que se debe poner mucho cuidado porque se traduce en menor calidad de vida, violencia y desequilibrios psíquicos como el suicidio.

Por eso, hay que respaldar la propuesta del alcalde de Manizales, Carlos Mario Marín Correa, quien proyecta invertir $ 762 mil millones en los próximos tres años, con la meta de generar 34 mil empleos, y al menos recuperar las tasas de ocupación que se tenían cuando empezó la pandemia.

Algunos critican la cifra porque la consideran muy alta, y piensan de inmediato: ¿De dónde van a sacar tanto dinero? Todo eso suena a demagogia.

En cierta forma, hay motivos para la duda, pero si se mira bien el nuevo Plan de Desarrollo, las obras y proyectos que están contemplados y el cómo los van a financiar, hay que reconocer que tienen su sustento. Y en últimas, si solo un porcentaje de este paquete millonario ingresa al sector productivo de la capital de Caldas, la economía tendrá un respiro y muchos cesantes podrán volver a sus trabajos.

Con esta iniciativa, el Alcalde le lanza una “papa caliente” al Concejo de Manizales, pues le está solicitando autorización para endeudarse en una suma cercana a los $ 120 mil millones, dineros que requiere para su Plan de Inversión.

Este año no le ha ido bien al Alcalde con el Concejo porque este no le aprobó su presupuesto de gastos. Pero con esta nueva propuesta, encaminada a generar empleo y sacar a la ciudad de la crisis, queda esta Corporación entre la espada y la pared; porque si rechaza una iniciativa con la que se busca salvar a la ciudad, será la propia comunidad la que finalmente le pida cuentas al Concejo.

Dentro del paquete de inversiones propuesto se han vinculado obras por las que se lleva años luchando, como es el caso de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR), el Aeropuerto de Palestina y el Sistema Integrado de Transporte con la línea tres del Cable Aéreo, en los cuales la mayoría de los dineros provienen del Gobierno nacional, del que esperamos que ahora sí cumpla.

Pero también se propone la construcción de obras para el mejoramiento de la movilidad como es el caso de una glorieta en la salida al municipio de Neira, o la recuperación de la Escuela Juan XXIII y la construcción de nuevos parques para la ciudad.

Así que dejemos al Alcalde trabajar, esperemos a que sus proyectos se cristalicen porque allí ganamos todos. Nos queda una última recomendación, rectitud en el manejo de los dineros públicos, cero corrupción.

Puede descargar el PDF haciendo Clic Aquí

periodico-PORTAVOZ-edicion-012.