Vídeo: La transformamos El Congal, una comunidad que renació de las llamas de una guerra que quemó sus viviendas e hizo huir a sus habitantes



Las llamas que consumieron su vereda en el año 2002 no fueron impedimento para seguir soñando; con la construcción de viviendas para las 17 familias, títulos de propiedad, la reconstrucción de la escuela, el centro poblado, el acueducto vecinal y las vías de acceso gracias a una sentencia de restitución de tierras, la vereda El Congal en Samaná Caldas, reescribe su historia con el apoyo de las entidades del Gobierno Nacional y las autoridades locales quienes le cumplieron a esta comunidad como parte de la reparación integral a las víctimas de la violencia en el país.

El apoyo de la Fuerza Pública ha sido vital para el regreso de las familias, se destaca el proceso de desminado humanitario realizado en esta zona y el acompañamiento del por parte del Ejército para la generación de condiciones de seguridad antes, durante y después del desarrollo del proceso de restitución de tierras.

El Congal, 16 de abril de 2021 (@URestitucion). La vereda El Congal se encuentra ubicada en el municipio de Samaná (Caldas) y en enero del 2002 sus pobladores salieron huyendo del fuego, sin tiempo para salvar sus pertenencias, y raíz de los fuertes enfrentamientos entre la guerrilla y los paramilitares, hechos que dejaron a su población civil en el medio de la guerra. Samaná, en lo más alto de las montañas, es una de las zonas más golpeadas por la violencia, pero ahora se reconstruye. A finales del 2014, las primeras familias víctimas del desplazamiento hicieron su solicitud de restitución en la sede Eje Cafetero de la Unidad de Restitución de Tierras, que presentó la demanda en 2015 ante los jueces especializados, y en diciembre de 2016, un juez de restitución de tierras falló a favor de estas 17 familias, devolviéndoles sus derechos sobre las tierras para así lograr reconstruir sus vidas, una reconstrucción exitosa que hoy tiene a estas personas escribiendo una nueva historia.

Con la presencia de representantes de las entidades comprometidas con el proceso de reparación integral a las víctimas en Colombia, entre ellas Unidad de Restitución de Tierras, Agencia Nacional de Tierras, el Ejército Nacional con sus capacidades del Batallón de Desminado Humanitario, y de seguridad, Batallón Ayacucho ; Banco Agrario, Gobernación de Caldas, la Alcaldía de municipal, Instituto Geográfico Agustín Codazzi, Sena, Centro Nacional de Memoria Histórica y Unidad para las Víctimas, se llevó acabo la entrega formal del cumplimiento de las órdenes judiciales proferidas por el Juzgado Especializado en Restitución de Tierras en Pereira, que ordenó la reparación integral a estas familias víctimas de desplazamiento forzado en esta zona del país.

En los últimos años, las entidades, de manera decidida, aceleraron el cumplimiento de las órdenes de las sentencias y empezó el retorno de las familias a su tierra; tiempo en dónde, a pesar del dolor de lo vivido, han podido empezar sus proyectos de vida y reencontrarse con sus vecinos.

Durante la actividad realizada en El Congal este 16 de abril de 2021, se realizó la entrega oficial de todas las órdenes emitidas por el juez de restitución de tierras para la vereda, los representantes de las entidades participantes realizaron un recorrido por la zona y conocieron de cerca los logros obtenidos por esta comunidad conformada por 60 campesinos, igualmente se realizó un acto simbólico denominado “Las 11 campanadas del Cumplimiento”, que estuvo acompañado del seguimiento a la implementación de los proyectos productivo a cargo de la Unidad de Restitución de Tierras y firma de 4 acuerdos de comercialización de porcicultura; la entrega de los títulos que acreditan a cada familia como propietaria de su tierra a cargo de la Agencia Nacional de Tierras, la donación de kits escolares para los más pequeños de la vereda que fueron entregados por miembros del Batallón Ayacucho, entre otros reconocimientos.

Luego de haberlo perdido todo, el Estado colombiano les devuelve un territorio libre de sospecha de minas antipersonal, 80 hectáreas tituladas a nombre de 17 familias, viviendas rurales dignas y propias, la actualización catastral de estas tierras, capacitación para el trabajo por el Sena, la preparación de un informe de memoria histórica y un monumento, un sistema de acueducto y alcantarillado que beneficia a 300 personas de la zona, el mejoramiento de sus vías de acceso para que puedan sacar sus productos agrícolas y $520 millones para invertir en proyectos productivos que saquen adelante a sus familias.

El director de la Unidad de Restitución de Tierras, Andrés Castro, durante la jornada aseguró que “esta entrega realizada hoy en El Congal, es la muestra del compromiso del Gobierno Nacional con la reparación de las víctimas en Colombia, hoy vemos a una comunidad renovada, con sus sueños intactos pero especialmente con todas las herramientas para seguir adelante y seguir aportando al crecimiento del campo colombiano gracias a la implementación de sus proyectos productivos y a las ganas que tienen de crecer. Hoy decimos con entusiasmo: se ha hecho justicia con El Congal”.

Por su parte el Teniente Coronel, Andrés Noval, Comandante del Batallón de Ingenieros de Desminado Humanitario No 3, presentó los resultados de 11 años de trabajo en la vereda, renovando el compromiso de acompañar a la comunidad del Congal hasta que la amenaza de las minas antipersonal desparezca.

«El Ejército Nacional siempre estará colocando todas sus capacidades dónde el ciudadano más lo nesecite;
!El soldado colombiano siempre irá al lado de la comunidad, siendo así el primero que llega y el último que se va!» Puntualizó el Ejecutivo y Segundo Comandante del Batallón de Infantería No 22 Batalla de Ayacucho, My. Moisés David Ortells Cavanzo

Esto es resultado de una articulación institucional convencida de que solo actuando juntos podremos llevar desarrollo y paz a los territorios anteriormente golpeados por la violencia.

En el departamento de Caldas, la política de restitución de tierras ha logrado devolver a sus verdaderos propietarios cerca de 5.264 hectáreas de tierras en la ruta étnica y 3.696 hectáreas en ruta campesina, donde se han invertido más de $1.718.000.000 millones de pesos en 57 proyectos productivos de ganadería, porcicultura, frutales y café.