Un Personaje Manizaleño: el abogado manizaleño Gilberto Villegas Velázquez, Givive.

En octubre de 1968, cuando la Tv aún era en blanco y negro, participó en el concurso 20.000 pesos por su respuesta el abogado Manizaleño Gilberto Villegas Velázquez, Givive, siendo el primero en ganar, llegando hasta el fin, con el tema de Ofidiología.

Algunos días después, al llegar a su casa a la 6 de la tarde, halló en la calle un niño, hijo de un vecino, jugando con una culebra pequeña, que reconoció como coral rabo de ají, el más venenoso reptil de su especie. Quitó bruscamente el reptil de las infantiles manos. El reptil en rápida reacción le mordió en el índice.

Corrió en busca de atención médica con su hermano, el Doctor Jaime Villegas Velázquez, quien dio mortal diagnóstico, añadiendo que el suero antiofídico para tal especie, solo se hallaba en Bután, Brasil, un sitio apartado y de difícil comunicación.

Solicitó pues, sin muchas esperanzas, un suero Polivalente al serpentario de Armero, convencido que, según sus propias palabras, “No serviría para nada“ Una delegación especial partió hacia Armero para encontrar a quienes traían la droga, la cual le fue aplicada un día después, pues el transporte y comunicaciones eran de gran dificultad.

Tres días mas tarde, en grave estado, Givive fue llevado de urgencia al hospital, acompañado del Padre de la Iglesia de los Dolores, quien le aplicaba los Santos Oleos.

El hospital no contaba con un respirador adecuado, aplicaron algunas medidas improvisadas y solicitaron un Pulmón de Acero a Panamá, el cual fue transportado en un avión del Ejercito de los Estados Unidos a Bogotá, pues el aeropuerto de Pereira o de Manizales, no tenían instalaciones para la aeronave que lo transportaba. Se despachó de nuevo el respirador, en avión que llegó a Pereira, allí fue recogido por un camión que lo transportase a la Manizales, mejorando un poco la situación del paciente.

Fueron los Radio-aficionados, quienes buscaron contacto con los proveedores del suero antiofídico en Bután, logrando se enviase a Bogotá, donde le esperaba una avioneta destinada especialmente a llevarle a Manizales. La droga llegó a Bogotá a las 5 de la tarde, y remitida a esta ciudad en avioneta prestada para tal fin.

La Nubia, carecía de condiciones para vuelos nocturnos, se convocó por radio a la ciudadanía, se desplazase hacia La Nubia, donde se ubicaron más de 100 vehículos a lado y lado de la pista con las luces encendidas.

La droga llegó al hospital a las 10 de la noche. Aquel suero milagroso, no fue aplicado, pues la picadura tenía más de 5 días, ya no obraría y podría apresurar el fatal desenlace.

Pese a todos los malos augurios, Gilberto Villegas Velázquez sobrevivió al hecho. El piloto de la avioneta, fue condecorado por el alcalde de Manizales, aunque fue suspendido por la aeronáutica civil. Fue está una gran movilización cívica en pro de un personaje admirado en la ciudad.

Aportado por Julian Fernando Belalcazar Cardona